Receta: Nubes de frambuesa

Las Nubes (o como dicen por otros lares, marshmallows) de frambuesa han sido todo un experimento-locura. Antes de nada, decir que algo tengo que haber hecho mal en la receta porque no han salido todo lo nubosas que me esperaba… y además están bastante húmedas (serán nubes de lluvia JAJAJA QUÉ CHISTOSA ESTOY) así que os aconsejo intentarlo pero no con esta receta al pie de la letra, a no ser que os gusten los riesgos xD (o seáis muy aventureros, que eso está muy bien)…

Nuuuubes de colooooor

La fuente de la que partí es esta receta que Alma Obregón a su vez extrajo de este libro: Marshmallow Madness. La adapté para intentar conseguir lo mismo pero con gelatina de sabores combinada con la neutra y puedo decir orgullosamente que casi lo consigo. Podríamos decir que es una segunda derivación de la receta original…

Lo que sospecho es que los culpables han sido dos factores.

  • ¿Demasiada gelatina? Cuando medía la neutra, me quedaba un poquillo en el sobre (cosa que no tiene sentido porque el sobre era de 10gr… ¿están mal mis cucharas?), e hice un «mejor que sobre» (es decir, eché el restillo también). Quizás fue demasiado… Además, es difícil saber cuánto de gelatina tiene la de sabor, para hallar la equivalencia :/
  • ¿Mal batido? También puede ser esta opción. Es más, me inclino por ella. Durante mucho rato me pareció que no estaba suficientemente rígido, y poco después mi batidora tenía serias dificultades para seguir batiendo ¡y eso que no había conseguido la consistencia del merengue todavía!. Paré de batir entonces, ya que la batidora se estaba calentando demasiado y temía perderla para siempre T_T

Una vez hecha esta aclaración, allá vamos!

Utensilios para hacer nubes (marshmallows)

  • Un cazo pequeño
  • Un termómetro de caramelo (En realidad se puede hacer sin él pero hay que tener buen ojo y oído). En Amazon se pueden conseguir a un precio más que decente :D (cuando yo lo compré estaban a 8€)
  • Un cuenco pequeño
  • Un cuenco grande para batir la mezcla
  • Una bandeja con papel de hornear espolvoreado con azúcar glass (o 50% de maizena y 50% de azúcar glass, menos empalagoso)

Ingredientes

  • 1 sobre de gelatina neutra royal (10gr)
  • 1 sobre de gelatina de sabores Hacendado (85gr) (juntas, las gelatinas deberían equivaler a unos 22 gramos de gelatina neutra ya que los dos sobres indican que son para 500ml de agua, pero está visto que algo hay mal en todo esto, así que no os fiéis mucho)
  • 60ml + 60ml de sirope de maíz (Karo Syrup). Se encuentra en tiendas especializadas en repostería y en tiendas de productos americanos. Leyendo sobre él he visto que muchas veces se sustituye por glucosa, y que sus mismas funciones anticristalizantes se pueden conseguir con azúcar invertido (cosa que de funcionar sería todo un descubrimiento, porque el Karo es… caro)
  • 120ml + 60ml de agua.
  • Una pizca de sal
  • 100 gr de azúcar

Elaboración de las nubes

Por un lado, colocamos las gelatinas con 120ml de agua a remojo. Removemos bien intentando que se disuelvan completamente.

Por otro lado preparamos el caramelillo: Colocamos en el cazo 60ml de sirope de maíz, 60ml de agua, la pizca de sal, y el azúcar. Le damos unas vueltas para que esté un poco más homogéneo y despúes colocamos el termómetro y encendemos el fuego. ´No removemos nada de nada! Vamos vigilando hasta que llegue a 115ºC (soft ball). Si no tienes termómetro, vigila bien el líquido porque esa temperatura se alcanza cuando la mezcla deja de hacer «chufchufchufchufchuf» para hacer «chuf chuf chuf». Es decir, cuando deja de burbujear furiosamente y empieza a ir más despacio.

El caramelillo haciéndose

En ese momento ya tienes que tener en tu cuenco grande la mezcla de gelatina y agua con el resto del sirope de maíz. Si la gelatina no se había disuelto del todo se le puede dar un golpe de microondas (antes de mezclar con el resto) para que termine de disolverse.

Gelatina ya disuelta y con el sirope de maíz incorporado

Con mucho cuidado, vamos echando el caramelillo que hemos hecho en la mezcla de gelatina del cuenco grande, sin parar de remover. Una vez que ya está todo dentro batimos a velocidad media hasta que empieza a aclararse el color, y llegados a ese punto un poco más rápido hasta que (en teoría) tenga la consistencia de un merengue (si lo conseguís avisad xD).

Cuando ya esté con pinta de merengue (al levantar la batidora se tiene que quedar deformada la masa, haciendo un pico) lo extendemos sobre la bandeja y espolvoreamos azúcar (o azúcar y maizena de nuevo) sobre la masa. Lo dejamos reposar de 6 a 8 horas, o durante la noche.

Una vez más sequito, se puede cortar con un cortapizzas. Se reboza bien en la mezcla de azúcar de nuevo para que los cortes no estén pegajosos y… listo!

Por lo que he leído, por ahí suelen meterlos en las tazas de chocolate caliente, pero yo todavía no lo he probado.

Ala, lamineros! seguro que estos «jamones» (como llamamos por aquí a las nubes) están más ricos que los de la tienda de chucherías :)

Bonustrack: limpieza

El truco para quitar el caramelo es agua caliente + jabón. Se disuelve y punto :D. Parece que lo vas a dejar todo perdido, pero en realidad se va muy fácil.

Etiquetas:

2 pensamientos sobre “Receta: Nubes de frambuesa”

    1. Pues tal y como me han salido a mí, diría que no han merecido mucho la pena xD. Pero dicen por ahí que están mucho más buenas que las compradas… Será cuestión de cogerle el punto (y sobre todo hacerlas con algún objetivo)

      La verdad es que no es mucho trabajo, se hacen en un momentito. Lo más largo es batir, y serían como unos diez minutos.

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.