Receta: Mermelada de Fresa

  • Myddna 

Mmmmh… Hoy toca mermelada de fresa casera. La mermelada casera de cualquier fruta, siempre es algo que se sale de la escala de lo bueno y va más allá (BABAS). Por ejemplo, Idranil nos regaló hace poco un bote de mermelada de kiwi que está de lujo :D. Pero nos faltaba desde hace semanas un básico en la despensa: la de fresa. A Pryrios le gustan las mermeladas en general, pero esa en concreto es su perdición.

Así que el sábado, mientras comprábamos, vimos varias montañas de fresas de oferta… y se nos ocurrió comprar un kilo de más y hacer mermelada con el método de mi madre (gracias mama!). Aquí lo tenéis, ampliamente ilustrado para que salivéis bien a gusto.

Ingredientes para hacer mermelada de fresa casera

  •  1 kg de fresas (ya sabéis, si es producto local / regional / del país mejor que mejor). Estamos ya en plena temporada de fresas, y creo que dura hasta mayo, así que en vuestros supermercados o hipermercados habituales las encontraréis con facilidad.
  • 750gr de azúcar. La proporción habitual es de kilo de azucar por kilo de fruta, pero a nosotros no nos gusta que esté excesivamente dulce, así que usamos esta proporción.
  • Jugo de limón (opcional). Le da un toque bueno a la mermelada, pero si las fresas son buenas (de esas que huele toda la nevera nada más meterlas dentro), no suele ser necesario.

Y ya. Fácil, eh?

Azúcar y fresas preparadas

Elaboración de la mermelada de fresa

En cuanto a los cacharros vamos a necesitar una cacerola grande donde nos quepa toda la fruta y el azúcar, con un poco de espacio extra porque la mezcla aumentará un poco de volumen durante su cocción (aunque luego se reducirá). También necesitaremos una cuchara o pala de madera para remover de vez en cuando y de manera opcional un termómetro de cocina. En esta receta lo he utilizado para ver si llegaba a la temperatura «teórica» de la mermelada (que son entre 102 y 104 grados), y parece ser que sí (una que es un poco friki y le gusta comprobar estas cosas xD)

Obviamente, también necesitaremos unos cuantos botes limpios de cristal con sus respectivas tapas para poder envasar la mermelada.

Lavamos y limpiamos las fresas, quitándoles todas las partes blancas y estropeadas y las troceamos. Las mezclamos en la cacerola con el azúcar y removemos un poco para que se mezclen.

Encendemos el fuego fuerte durante un minuto o dos, hasta que oigamos que las fresas empiezan a soltar su jugo. Cuando ya está la cosa caliente (y antes de que se queme nada) bajamos el fuego a una intensidad media. Colocamos el termómetro si es que lo vamos a usar, y dejamos que hierva a su aire.

Removemos de vez en cuando para asegurarnos de que no se pega abajo y no se nos quema. la temperatura en el termómetro estará alrededor de los 100 grados, no debería subir mucho de ahí o nos estaremos pasando de calor (y podríamos quemarla). Veréis que al principio aumenta de volumen, y poco a poco va bajando conforme se espesa. Es un proceso un poco largo. No he medido el tiempo pero habrá estado haciéndose cosa de hora-hora y pico.

Como podéis ver en la foto 5 de la anterior galería, en este caso he pasado la mermelada por la batidora, así no tiene trozos  y es más uniforme. Esto va a gustos ;). Si la trituramos la volvemos a poner al fuego un poquito más y le damos un par de vueltas.

Eso sí, que esté un poco espesa pero no tanto como me ha quedado a mí, que en vez de mermelada parece una gominola en frasco xD. La consistencia se comprueba colocando una cucharadita en un plato y dejandola enfriar. Si una vez fría ya parece mermelada y se puede extender fácilmente, es que está lista.

Durante el rato que hemos estado esperando a que se haga, preparamos los botes para meter la mermelada dentro mientras aún está caliente.

En este punto, para que se conserven más tiempo podemos hacer el vacío: En una olla metemos los botes con nuestra mermelada bien cerrados y los cubrimos con agua. Hervimos durante 20 minutos. Podemos poner un paño en el fondo de la cacerola para que no hagan mucho ruido (también así se atenúan los golpes que se pueden dar al hervir). Una vez transcurrido ese tiempo, retiramos del fuego y antes de tocar nada dejamos que se enfríe, que tampoco es plan de cocerse la mano.

Una vez fríos, se sacan de la olla y ya está. ¡Mermelada disponible durante meses! Aunque seguro que no dura tanto…

¡Qué aproveche, lamineros!

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.